EL VELO DE MAYA

El agua es la metáfora del Velo de Maya. Es la densidad en movimiento que distorsiona el otro Velo de Maya que es la apariencia de la realidad atrapada por nuestros sentidos, según decía Schopenhauer. La visión alterada de todo lo que rodea al río y de lo que está en el río aparece fascinante, por insólita y por su carácter cambiante.